¿Qué percibe el ciudadano de a pie?

Hablo de ése al que la crisis ha pillado en todo el medio del meollo, el que sufre en sus carnes eso que nunca supo qué puñetas significaba de los tipos de interés, los índices de confianza, los P/E, …

Boom de carteles

Ahora que el Euribor baja… ve luz al final del túnel. Pero ni siquiera sabe si es real o un espejismo para maquillar números a finales de años. Si es que queda algo de pote en las arcas vergüenzas del Estado.

Todo era demasiado bonito para ser real. Asalariados medios con un 60% de sus hipotecas pagadas. Y el boom inmobiliario. El dinero fácil, el viva la Pepa y el todo el campo es orégano. Y verde nos las han sembrado, amigos. Que meterse a especular haciendo caso a los del “esto no bajará” ha pixelado los bloques con carteles de todos los colores de “Se alquila”, “se vende”. Porque las cuentas son las que son. Y si suben los tipos de interés (coñe, que no sabía que había más que uno: el de que siempre ganan los mismos) lo que sé es que no llega a fin de mes.

Si el Gobierno tutela por la vida y el bienestar de sus ciudadanos, ahora que algunos la pasan negras, si hay ayudas, que para eso nuestro amigo votó al socialismo obrero, pues que serán para al pobre, ¿no?

¡Ah, que tampoco! ¿Que le dan el dinero a los que se llevan todo el interés por las cuotas de hipotecas, por los préstamos del coche, de la carrera del niño y de las tarjetas de crédito? Ah, y que se lo dan a ellos para que los reciba nuestro amigo. Claro, como dice el niño, por la ley transitiva de si tú recibes dinero de otro, por las narices me lo vas a dar a mí (y más siendo un banco u entidad financiera que le dicen ahora).

Los bancos, que tienen problemas de liquidez. ¿Así se llama ahora a no llegar a fin de mes?

Que miren las cuentas del amigo, en números rojos, con los bancos enviando cartas extrañas, casi amenazantes a ratos. Como si dijeran: “amigo, te tenemos cogido por los machos”. Y encima van dando pena. Y beneficios, que de eso no se dice nada.

Se suponía que los políticos, que para eso tienen estudios, debían haber avisado de esto. Encima los economistas dicen: “te jodes, por no ahorrar”. ¿Pues no decían antes que había que invertir? Qué lío.

¿Para qué jugará nuestro amigo a rico y a especular?

Sí, ajo y agua toca. Y a ver si alguien te compra el coche. O malvendes el segundo piso. Que, claro, igual tiene que ser por debajo del precio de compra.

Amigo, estás jodido.

Pero recibe un abrazo. Que ésos no te los tiene que dar el banco.

Anuncios